La mousse helada un delicioso postre.

Hoy en Horchateria Sirvent continuamos con nuestra serie de recetas orientadas para el verano; en el artículo de hoy os vamos a enseñar cómo preparar una mousse helada.

¿Que son las mousses?

Las mousses son cremas heladas ideales para dar el broche de oro a cualquier comida bien especial. Este postre de las mousses, es exquisito, delicado y muy sencillo de preparar; al mismo tiempo nos permitirá quedar muy bien con quien lo compartamos.

La mousse helada, es una deliciosa crema; las mousses, como hemos dicho son un tipo de postre bien especial y delicado; son básicamente unas mousses heladas que pueden ser de diferentes sabores; por ejemplo de limón, frutilla, café, fresa y la más tradicional: la crema helada de chocolate.

Su origen, como el de muchos delicados postres, es francés y significa “espuma”; es de esa forma cómo se siente en el paladar; siempre y cuando elaboremos de una forma correcta la mousse helada. Esa consistencia espumosa se logra con las claras batidas a nieve, preparado principal de toda mousse.

Las mousses son una buena alternativa para aquellas personas que les gustan los postres no tan dulces; y a la vez quieran disfrutar de un sabor más ligero que el de muchos otros postres.

Un postre helado espectacular.

mousse heladaLos ingredientes comunes de las mousses helada son; la crema batida, las yemas, las claras que son las que le dan una consistencia característica; una gelatina sin sabor y el azúcar. Puede haber otras variantes de recetas de mousses; pero la esencia original de las mousses, contiene estos sencillos ingredientes que podemos conseguirlos de una forma fácil; es por eso que hacer una mousse helada en nuestra propia casa, no será una tarea difícil.

Para lograr una espectacular presentación, podemos servir la mousse helada en copas, cazo de cristal, cerámica o porcelana, la presentación de los postres puede ayudar a que esa velada sea espectacular. Es cierto que, si los ingredientes no son buenos, no lo podremos arreglar con una presentación; pero en el caso de la crema helada no es así; si los ingredientes los escogemos nosotros, serán de primera calidad; y si así es, la presentación hará que esa mousse helada sea mucho más atractiva.

Por otro lado podemos tener en cuenta que es posible desmoldar la mousse, y servirla en platos individuales; o bien prepararlas en una gran plata para desmoldarla entera delante de nuestros invitados.

La mousse, un comodín en nuestros platos.

Pero el concepto de la mousse como postre no lo es todo. La mousse también la podemos utilizar, para la presentación de muchos platos, que antes hemos comentado. La mousse la podemos añadir a platos, de primero o de segundo, con un entrante, y con el simple objetivo de rellenar o decorar platos.

Como ya dijimos anteriormente, para preparar este postre necesitamos las claras batidas a nieve; que son las que le dan la consistencia característica de las mousses. Las claras siempre deben ser mezcladas con movimientos suaves y envolventes, para que la preparación resulte bien esponjosa.

Los huevos deben ser siempre grandes, de la más buena calidad y a la vez, deben estar a temperatura ambiente.

Este postre de las mousses, pueden ser de una base de frutas, y en este caso las mismas frutas deben estar bien maduras para poder desintegrarlas y hacer un puré bien homogéneo. A la crema de leche, la debemos agregar ligeramente mezclada, de esa forma le podremos dar una textura bien suave a la mousse deseada.

Un toque diferente se lo puede dar un buen licor, eso si, siempre añadiéndolo a unos ingredientes de primera calidad. De esta forma utilizaremos un chorrito de esta bebida, como puede ser un buen coñac, para reemplazar un poco de la leche.

Todas las mousses heladas en general necesitan unas cuantas horas de refrigeración previa antes de su consumo; pero si lo preparamos de un día para el otro será aún mucho mejor; de esa forma el preparado cuajará bien y tomará la consistencia adecuada. La clave como veis, está en el reposo de toda la crema helada; un reposo que siempre debe ser a baja temperatura.

En algunos casos se aconseja mezclar la mousse con suavidad durante la primera media hora que está en el refrigerador; de esa forma nos asegurarmos que la preparación de las claras y la crema no se separan.

Ingredientes clave de la mousse helada.

En el caso que la crema helada sea de café, se puede usar el café instantáneo o el café molido. Si optamos por el café molido, no olvidemos colar la infusión preparada antes de incorporarla a la mousse; sino nos podría ‘alborotar’ todo el trabajo de la crema, y no nos quedaría una mousse helada demasiado rica.

El mejor chocolate para este postre es el amargo, el que contiene un alto porcentaje de cacao. A la hora de dedicarnos al chocolate, debemos cargarnos de paciencia al momento de derretir el chocolate y seguir bien todas las indicaciones de la receta, porque de lo contrario puede cortarse y formarse grumos, arruinando por completo la mousse.

Si vamos a utilizar la mousse como relleno de algún bizcocho, antes de añadir las claras podemos incorporar un sobre de gelatina sin sabor, la gelatina la deberemos disolver en una cucharada de agua fría, y después de enfriarla, dos cucharadas de agua caliente. Esto le dará un sabor muy especial.

A continuación os ofrecemos una receta de mousse de limón. Una receta exquisita para deleitar el paladar de todos nuestros invitados.

mousse heladaEso sí, antes de empezar con la receta, y la explicación de cómo se hace esta magnífica mousse de limón, os debemos comentar que, si sois muy amantes de las mousses podríamos llegar a decir que tenéis la obligación de transmitir esta pasión por las mousses a todas las personas de vuestras casas, de esa forma podréis disfrutar todos juntos de este espectacular postre que son las mousses.

Ingredientes para hacer una mousse de limón.

  • 5yemas de huevo
  • 5 clarasde huevo
  • 1 lata de leche condensada
  • 1 limón (ralladura)
  • 3 limones (jugo)
  • 2 sobres degelatina sin sabor
  • 150 gr. de crema de leche

Si tenemos los ingredientes que hemos anotado anteriormente en la encimera de nuestra cocina, ya estaamos bien preparados para empezar una buena mousse de limón.

Receta de la mousse de limón

En primer lugar colocaremos las yemas en un cazo, añadiremos la leche condensada y lo mezclaremos todo hasta que la mezcla quede una mezcla bien espumosa y homogénea.

A continuación, disolveremos la gelatina en agua caliente y agregaremos el todo el jugo de los limones. Por otro lado, añadiremos a la mezcla de yemas con leche junto con la ralladura de un limón. Mezclar integrando todos los ingredientes.

Batiremos las claras a punto nieve, y la incorporaremos a la preparación anterior con movimientos suaves y envolventes. Añadiremos toda la crema de leche batida, y lo verteremos todo en moldes individuales o en un molde grande y llevar al frigorífico durante unas cuatro horas.

Cuando sea la hora de servir la mousse de limón, sacaremos la mousse con un poco de antelación del frigorífico, para poder formar las bolas más fácilmente y decorarlo con algún detalle definitivo.

Ahora solo hace falta que probéis de hacer esta magnífica mousse de limón y que os salga de maravilla para que podáis disfrutar todos de una rica mousse.

¡Saludos y muy buen provecho!

Cómo preparar una mousse helada
5 (100%) 13 votos